Nino Bravo A Fondo

Nino Bravo... Y la voz se hizo mito - Guillermo J. Ortigueira

 

Presentación del libro

"Nino Bravo... Y la voz se hizo mito"

 

   El 2 de marzo de 2007 tuvo lugar en El Corte Inglés de Valencia la presentación del libro "Nino Bravo... Y la voz se hizo mito", a la que acudieron diversas personalidades relacionadas con la vida del cantante valenciano. Entre los presentes al acto se pudo contemplar a Dova (compañera de Nino en el programa televisivo "Pasaporte a Dublín"), Tony Bernan (cantante que sustituyó a Nino como voz de Los Superson durante su estancia en el servicio militar) o Miguel Siurán (quien bautizó a Luis Manuel Ferri con su conocido pseudónimo artístico).
La presentación comenzó con la intervención de
Marcos Zacarés como representante de Carena Editors, quien alabó la calidad del libro. La obra fue llevada paso a paso desde la editorial: se corrigió el original tres o cuatro veces, se acentuaron palabras, se seleccionaron las fotografías apropiadas... En sus propias palabras, el libro de Ortigueira ha salido "redondo", conjugando perfectamente las imágenes con el texto, haciendo que resulte un libro agradable de leer. Zacarés también hizo referencia a la calidad de las composiciones de Nino Bravo: "Hace 34 años que falleció, pero aún a veces voy por la calle o en el coche tarareando "América América" o "Un beso y una flor". Nino sigue estando tan actual como entonces o incluso más". Su última referencia fue a la popularidad del intérprete al otro lado del Atlántico, aduciendo que la chica ecuatoriana que ayuda en su casa conoce todas las canciones y en su país es de los cantantes que más se escuchan.
A continuación llegó el turno de
Miguel Ángel Orts, periodista de TVE y admirador de Nino Bravo. Miguel Ángel habló sobre su nerviosismo ante la responsabilidad que suponía hablar de Nino Bravo, para alguien que no conoció al intérprete, delante de gran cantidad de
Invitaciones para la asistencia a la presentaciónpersonas que lo conocieron en vida, bien como artista, bien como amigo. Sin embargo, el presentador de informativos quiso justificar su presencia en el acto como un humilde representante de las generaciones de admiradores que lo conocieron después de su desaparición física, no artística. Él conoció a Nino gracias a su tía Carmen (presente en el evento), que ponía discos de Nino Bravo cada vez que iba a su casa, anécdota que resulta muy similar a la forma en la que otros admiradores supieron de su música: "A través de las cintas que tenía un padre, de un tío o de un primo, las nuevas generaciones han conocido a Nino Bravo". Para Miguel Ángel, los dos factores que han incidido en el éxito de Nino Bravo han sido la calidad musical de sus temas y el mensaje que contenían: "Estos dos factores han quedado patentes a lo largo del tiempo, ya que Nino Bravo ha tenido un público fiel. Sus canciones fueron creadas por autores que después han demostrado sobradamente su valía: Juan Carlos Calderón, Augusto Algueró, el Dúo Dinámico..." Según el periodista, el título de este libro explica el fenómeno fan, al que Guillermo Ortigueira ha bautizado con el nombre de "ninobravismo": tras 34 años de su partida y sólo 5 discos grabados, sigue escuchándose en emisoras de radio, sigue viéndose en televisión, existen páginas en Internet... Recientemente, el programa televisivo "Nuestra Mejor Canción" eligió "Libre" como la segunda mejor canción española, lo que dejó constancia de la profunda huella que el valenciano ha dejado en el panorama artístico español: "Después de tres décadas, teniendo a Alejandro Sanz, teniendo a Julio Iglesias, teniendo a muchísimos artistas que han podido gozar de una carrera muy dilatada, que Nino Bravo quede en segundo puesto es algo sintomático que podría dar pie a un estudio sociológico". Para Miguel Ángel, Nino Bravo estaba destinado a convertirse en un cantante universal y, si no lo consiguió en vida, sí que lo hizo tras su muerte, tanto en España como en muchos países latinoamericanos: "Hubiera hecho grandes cosas, porque tenía calidad y, como se demuestra en este libro, era un hombre muy trabajador que se tomaba las cosas en serio. Hubiera sido una figura a nivel mundial, reconocido universalmente". Miguel Ángel toma una frase del libreto de su último álbum, "N1NO, Todos Los Nº1 de Nino Bravo", que en su opinión lo define como artista: "Emocionada y emocionante voz". También tuvo el periodista palabras para elogiar la labor de todas aquellas personas que se han preocupado por su figura y han salvaguardado del olvido todo lo relacionado con el cantante: "Yo creía que estaba solo en esto, pero la sorpresa me la llevé hace unos años cuando conocí a un murciano, Darío Ledesma. Este chaval, con apenas 20 años, creó una página web sobre Nino Bravo. Junto con otro fan, Francisco Javier Fuentes, pusimos todo el material en común y lo intercambiamos para ponerlo a disposición de todos en Internet, siendo el único objetivo de nuestra cruzada que Nino Bravo siga presente, se le recuerde y lo puedan disfrutar nuevas generaciones". En este aspecto, destacó asimismo la creación de su Museo en Aielo de Malferit, su pueblo natal, y la acogida que han recibido los distintos encuentros de fans y amigos que en el mismo se han llevado a cabo. "Quisiera reivindicar la figura de Nino Bravo como la voz de la música pop española: nadie hay que pueda hacerle sombra y todo aquél que ha intentando aprovecharse de su recuerdo ha terminado desterrado por la figura del artista", comentaba Miguel Ángel. También hubo tiempo para una pequeña crítica: recientemente se le ha dedicado una calle a Nino Bravo en Valencia, hecho que ha pasado inadvertido y no ha tenido mayor relevancia, perdiendo así una oportunidad única para rendir homenaje al cantante. "Por suerte, la figura de Nino Bravo va más allá de patriotismos y sigue muy presente en los países de Latinoamérica. Fuera de etiquetas, Nino se ha mantenido siempre fresco y joven, y seguirá agradando a nuevas generaciones de fans". Para terminar, quiso dedicar unas palabras para comentar el nuevo libro de Ortigueira: "Para los fans, este libro es como estar con Nino Bravo, es conocerlo un poco más como persona a través de anécdotas, historias que para los que lo admiramos son un documento muy valioso de alguien, Guillermo Ortigueira, que lo conoció bastante bien y compartió horas con él. En definitiva, es una manera muy bonita de mantener vivo su recuerdo y sus vivencias contadas en primera persona".

Tras esta intervención se cedió la palabra a José Asensi Blasco, periodista y director de la revista Dival. Según Asensi, la razón del éxito intertemporal del cantante valenciano obedece a los sentimientos que despierta: "Nino murió el mismo año que Picasso, Allende o Carrero Blanco, pero Guillermo Ortigueira firmando ejemplaresparece que de éstos últimos tengamos un recuerdo más lejano. Nino sigue aquí, Nino no es cuestión de fechas. ¿Por qué? Hay quien dice aquello de que el corazón tiene razones que la razón no comprende". El periodista evocó aquellos días de principios de los 70 en los que Víctor Villegas, de Fonogram, llevaba a Nino Bravo a la redacción del diario Pueblo (cuando aún buscaban una imagen definitiva de Nino como artista) o a los estudios de la SER para realizarle alguna entrevista. También recuerda la fascinación que el periodista musical Joaquín Luqui sentía por la voz de Nino Bravo, a quien había conocido a través de discos editados por el sello discográfico de Manuel Alejandro, Penélope. "Para los valencianos que estábamos en Madrid, Nino Bravo se había convertido en algo más que un cantante o una voz: Nino era un referente nuestro, que había que unir a las Fallas, a la Mare del Desamparats o a la paella". Para Asensi, este libro tiene el valor de haber sido escrito con emoción, de ser una reedición ampliada y recreada desde la admiración y la mitología del personaje, equiparando a Nino Bravo con cantante de la talla de Elvis Presley o Frank Sinatra. "Cada vez que escuchas sus canciones, vuelven a estar vigentes en su temática, en su musicalidad y en su ejecución. Eso, aparte de por los autores, es porque el intérprete les supo poner ese hálito divino que llevan, y no se trata de mitificar, porque él se ha mitificado solo y le ha mitificado la historia. Debemos estar orgullosos de tenerlo, de tener algo que ha traspasado el tiempo, que seguirá en el recuerdo". No obstante, también el periodista realizó críticas en referencia a algunas ediciones discográficas que trataron la voz de Nino Bravo como si fuera un instrumento más (en particular, el disco "La voz de Nino Bravo"). De hecho, asensi no llegó a publicar en el diario Pueblo un artículo titulado "Han profanado a Nino Bravo" por el aprecio que le ligaba a uno de los responsables de Polydor, Víctor Villegas. En referencia al libro, comentó que documentalmente es muy rico, tiene muchas fotos y, literariamente, hace que revivamos todos los momentos que el autor compartió con el cantante. Llega un momento en el que Guillermo se convierte en coprotagonista del libro porque está hablando desde el corazón y desde las vivencias. "Eso no es literatura de ficción, sino un testimonio vivo que sólo puede darlo él", adujo.

El último en intervenir fue Guillermo Ortigueira, autor del libro objeto del acto. Para él, la obra no es una biografía al uso, sino un libro-reportaje que, a pesar de corregir "Historia de un hombre bueno", poco tiene que ver con éste. Se ha añadido un antes y un después en la historia de Nino Bravo, aparte de alguna queja a determinadas instituciones por su olvido a la figura del valenciano. Agradeció a Rita Barberá el apoyo mostrado a la primera biografía que escribió sobre Nino (la actual alcaldesa de Valencia fue la responsable de que el diario Jornada la publicase por capítulos): "El periódico, por ser un diario de la tarde, comenzaba a decaer y la verdad es que se vendía poco. Sin embargo, se descubrió que las ediciones de toda la semana en la que se publicaron aquellos capítulos de Nino Bravo se agotaron". Sin embargo, no todos los políticos ayudaron siempre a la figura del cantante, pues según Ortigueira, para que Nino tuviera su busto en Valencia tuvo que luchar más de una persona: "En el libro hay una imagen en la que aparece Jesús Mariñas, un hombre aparentemente frívolo, pero que en un momento determinado me ayudó a hacer una campaña a nivel nacional para forzar a que un determinado concejal (que en aquella época decía que Nino no merecía un monumento porque "no había inventado la penicilina") cayera en la cuenta de que había un tejido social que sí que quería ese monumento a Nino Bravo". El autor asegura que ninguna de las fotografías que aparecen en el libro están ahí gratuitamente, todas tienen un porqué, aunque la selección fue difícil, ya que el material de Nino Bravo se ha difundido mucho a través de sus páginas web. Afirma incluso que, tristemente, también existe un comercio de ese material: "Miguel Ángel y yo tratábamos de conseguir una de las páginas de Jornada donde se publicó aquel reportaje de Nino Bravo y nos encontramos con que pedían 125 euros por la hoja de un periódico. Según esto, podríamos estar valorando a Nino Bravo como una auténtica estrella cuyos objetos tiene un valor increíble en el mercado de los fans". Guillermo aseguró que ha vuelto a escribir Autógrafo a NinoBravo.netsu libro debido a las numerosas peticiones que ha recibido de los admiradores del cantante, pues casi todas las semanas recibía una llamada telefónica solicitándolo. Era necesario responder a esa presión social existente, contando además con el añadido de que las tres décadas transcurridas entre un libro y otro le han hecho escribirlo desde la serenidad y el análisis, resultando un libro más maduro. Sin embargo, la obra no incluye toda la vida de Nino Bravo, sino, como recalca su autor, incluye exclusivamente sus vivencias (tanto las buenas como las malas). Por último, se quiso resaltar la valía del cantante: "Por mi parte, agradecerles que hayan venido, aconsejarles por un deber sentimental que lean el libro y vean cómo hemos perdido lo más grande que hemos tenido en la música de España: Nino Bravo".

Una vez terminada su intervención, se realizaron ruegos y preguntas. Tras el acto, Ortigueira procedió amablemente a la firma de libros para todos aquellos admiradores que hubieran adquirido la obra. Desde estas líneas queremos agradecer a Guillermo el ejemplar que nos dedicó, cuyo autógrafo reproducimos aquí.

 

Fuente: F. J. Fuentes / Fotos: Georgina Molina

 

Consultar la transcripción íntegra de esta presentación