Nino Bravo A Fondo

 

Nino en el Estadio Español de Chile

Pamela A. Rojano

 

Nací escuchando a Nino Bravo. Mis recuerdos de infancia están todos asociados de alguna manera a él. Eran los tiempos de radio AM y televisión en blanco y negro. En esos años uno escuchaba una canción en la radio y podía pasar mucho tiempo antes de volver a escucharla, pero el tema Libre sonaba fuerte en las pocas radioemisoras que transmitían en mi ciudad. No supe como era físicamente Nino sino hasta los 9 años. Ni siquiera sabía que estaba muerto.

Recuerdo aquel día, estaban transmitiendo un especial en TVN sobre artistas que alguna vez cantaron en el Festival de la canción de Viña del Mar. Nombraron a Nino y se oyeron un par de canciones. Me acerqué al televisor, esperando por fin conocer a Nino, quería saber quién era el dueño de aquella maravillosa voz. Y me llevé una de las sorpresas más amargas que recuerdo. “Estamos recordando al fallecido cantante español Nino Bravo…” Recuerdo haber sentido una pena inmensa, un dolor indescriptible. Y lloré, de rabia, de pena, de desconcierto… pusieron el video “Es el viento”, y por fin pude ver a Nino. La rosa al inicio de la canción se me antojó la rosa más bonita. “Que hermoso jardín” – pensé – “un día voy a caminar por esos jardines, junto a esa pileta… lo juro”.

Era la primera vez que juraba algo. De hecho creo que fue la primera vez que me propuse algo. Pasear por un lugar que ni siquiera sabía donde estaba… y pasaron los años…

Los años trajeron otras tendencias musicales. Del vinilo pasamos al “cassette”. Artistas iban y venían. Pero siempre volvía a las magistrales interpretaciones de Nino. La llegada de los discos compactos se produjo a fines de los años 80, era común verlos en las tiendas de música, pero muy pocos tenían en qué reproducirlos. Uno de los primeros discos que tuve fue uno de colección, con los grandes románticos de todos los tiempos, y Nino no podía faltar. El tema elegido era “Cartas amarillas”.

Pronto Internet se masificó, pero no fue hasta diciembre de 2007 que pude comprar, con ayuda de mis padres, un ordenador. Ese verano (verano en esta parte del mundo) hice un fotolog de Nino, pues el único que hasta ese momento existía, había sido cerrado. Empecé a buscar fotografías, su biografía, algo para contar en mi pequeño espacio. Y conocí Youtube. Y nuevamente Nino me cantó desde aquellos hermosos jardines. Y recordé mi promesa…

Abril de 2008. Durante al menos dos semanas preparé un homenaje para Nino, por los 35 años de su partida, pero no contaba con que al otro día de publicado mi homenaje, me cerrarían el fotolog. Me tuve que resignar a perder todo lo que había publicado, pero del mal momento surgió el deseo, renovado, de encontrar aquellos jardines. Hice un nuevo fotolog, que seguía siendo tan simple como el otro. Un poco de su historia, la letra de una canción, y el enlace al video en Youtube. Pero faltaban tantas de sus canciones en Youtube…

Cansada de no encontrar lo que quería, cerré el segundo fotolog que había hecho. Estaba sin ánimos, y sentía que nadie comprendía lo importante que era para mi todo lo que yo hacía. Pero seguí entrando a Youtube, hasta que en noviembre del año pasado encontré, convertidas en videos, todas las canciones que faltaban de Nino. Su autora, Donnaeleuteria, (Gabriela Oviedo). En ese instante todo cambió. Sentí una gran felicidad, y no dudé en ponerme en contacto con ella. Desde un primer momento nos llevamos muy bien, fue como haber encontrado a una amiga de toda la vida. Le compartí mis sueños y el anhelo de hacer algo nuevo, empezando por un nuevo fotolog (que todavía existe).

A medida que conversábamos nos dimos cuenta de que teníamos las mismas inquietudes, que tenían que ver con descubrir los lugares por donde Nino pasó. Juntas buscamos todos los lugares que aparecen en las entradillas de “Pasaporte a Dublín”. El resultado fueron unas imágenes muy bonitas de Londres, y aunque quedé muy satisfecha con el resultado, seguía amargada por no poder encontrar lo que yo tanto anhelaba, los bellos jardines del video “Es el viento”.

Terminó el verano en nuestro hemisferio, y llegó el otoño. Y reconozco que ya había perdido la esperanza de encontrar ese bello jardín, que veía una y otra vez en Youtube. Comenzó el invierno, y yo sólo obtenía respuestas erradas acerca del lugar. “Parque Forestal” y “Museo de Bellas Artes” eran las respuestas que solía recibir cuando preguntaba qué lugar era aquel.

Pero todo cambió el 11 de Julio. Ese día recibí un mensaje a través de Youtube, que decía “Hola. El video de Nino Bravo en Chile fue grabado en el Estadio Español de Las Condes”. Reconozco que permanecí por unos instantes sin saber qué hacer. No sabía si gritar, si llorar, si reírme… respondí, pero pensando en qué posibilidades existen de recibir un mensaje de precisamente la persona o el lugar que uno anda buscando… sólo quería saber si podía visitar el lugar, y por fin cumplir con lo que me había propuesto hacía 27 años…

La respuesta fue positiva, por lo que se presentaba ante mí la posibilidad de al fin conocer
ese hermoso sitio. No sabía como ordenar mis ideas, había encontrado el lugar y no sabía qué hacer, pues viendo la belleza de los jardines y su arquitectura, tuve muchas ocurrencias. En ese momento recibí la inestimable ayuda de mi amiga Donnaeleuteria, quien aun estando tan lejos me dio su incondicional apoyo, ayudándome a planificar qué se podía hacer en una visita de un día. En ese momento sentí que ella formaba parte de este sueño mío, que en más de alguna ocasión me había hecho sentir tanta frustración, pero que finalmente podría cumplir.

Entre tantas ideas, y mientras pensaba en qué me pasaría cuando por fin pudiera caminar por ese jardín, nos dimos cuenta de que no sólo el video “Es el viento” se había filmado ahí. De hecho la cuenta del Estadio Español tenía 7 videos en los cuales se podían ver distintos lugares del Estadio. “Que bien” – pensé – “podré hacer un video con imágenes capturadas de los videos de Nino, y las mezclaré con imágenes actuales…” – pensando que sólo eran 7 videos – “y mostraré en un solo video ese hermoso lugar…”

Pero a medida que nos organizábamos, nos llevamos la sorpresa de que esos 7 videos no eran los únicos filmados allí, sino que eran 12 en total. O sea, habíamos descubierto el lugar donde estaba el balcón, las fuentes de agua, el enrejado, las escaleras, y mi anhelado jardín… es difícil describir en palabras cómo me sentía en ese momento, pues buscaba un jardín y encontré el paraíso.

Y mientras pensábamos en qué actividades realizaría, para sacarle el mejor provecho a esa visita, debía elegir una fecha. Yo pensaba aplazarlo hasta fin de año, pero finalmente elegimos la mejor fecha: 2 de Agosto. Y no podía haber mejor fecha que esa. Al otro día Nino hubiese cumplido 65 años, y qué mejor regalo para todos quienes admiramos a Nino que redescubrir ese hermoso lugar.

Lo primero era elegir un regalo para llevar al Gerente General del Estadio, que con tan buena disposición me permitiría cumplir mi sueño.
Y estaba decidida a llevar la voz de Nino nuevamente al Estadio. También quería liberar una paloma, pero eso requería una producción que me sobrepasaba (aunque las palomas fueron porfiadas protagonistas de al menos un par de videos que filmamos allá). Ya con las ideas ordenadas, diseñé un galvano para llevar de regalo al Gerente del Estadio, y encontré quien estuvo dispuesto a tomar el desafío de hacerlo, pues el grabado incluía el rostro de Nino, no solamente palabras. Después me armé de toda lo que me permitiera llevar la voz de Nino: parlantes, pilas, cables…

Compré mis pasajes, pues sólo iría por el día. Los días previos al viaje estaba muy ansiosa, sensible y cansada. Y con todo, no me podía convencer de que cumpliría mi sueño. En el Terminal de buses me reuniría con mis grandes amigas Stockly y Andreclau, quienes también irían armadas de sus cámaras digitales para ayudarme a inmortalizar mi anhelado sueño.

Pedí un taxi cuando faltaban unos 40 minutos para que mi bus saliera, por lo que llegué bastante adelantada al terminal. Hacía muchísimo frío, y el bus se estacionó en su lugar de salida pasadas las 11 de la noche. Subirme y por fin sentarme fue un alivio, y apenas el auxiliar del bus revisó mi boleto, me acomodé para intentar dormir. Pero dormí muy poco, estaba demasiado ansiosa.

La llegada al Terminal fue alrededor de las 7 de la mañana. Tuve tiempo de tomar desayuno mientras esperaba a mis amigas, con quienes nos trasladamos en metro hasta cerca del Estadio. Luego caminamos varias calles y la emoción que sentí al ver la entrada del Estadio la pueden escuchar y ver en un video que tomé con la cámara de mi teléfono móvil. Realmente no lo podía creer, frente a mí estaba la pileta que aparece en el video “Te Quiero Te Quiero”, llamada fuente Santiago Apóstol. Lo siguiente fue ingresar por portería al Estadio, esperar unos minutos y ser recibidas por el Gerente General en persona. Le entregué el galvano, estaba realmente muy emocionada, y luego él nos guió por donde tendríamos que ir para buscar todos los lugares que se ven en los videos.

En pocos minutos pasamos por donde se filmó “Noelia”, “Esa será mi casa” (Edificio Reyes Católicos), “Es el viento”, “Nuestro hogar será el mundo” (Jardín Moro), “Elizabeth” y “Puerta de Amor” (Patio Andaluz). Las imágenes de los videos pasaban rápidas por mi mente, mientras pensaba que Nino había caminado por donde yo lo hacía en ese momento. Siempre me pregunté qué miraba Nino cuando levantaba la vista, como por ejemplo en la fuente donde filmó Elizabeth y Puerta de Amor, y ahora por fin veía donde se había instalado el camarógrafo. O la vista desde el balcón donde se filmó Esa será mi casa, aquel jardín con diseño de pétalos, y los árboles más atrás…

Pero también me preguntaba qué habría pasado durante tantas horas de filmación, de seguro habría tantas anécdotas que contar… es cosa de fijarse bien en los videos, para ver que en varios de ellos pueden verse personas paseando, y mirando con curiosidad hacia las cámaras. No sé bien por qué, tal vez para hacer algo diferente, o porque quería hacer algo divertido para despedirse, Nino pidió prestada la bicicleta que aparece en el video “Perdona” a un jardinero. Es una lástima que ya no podamos conversar con el jardinero, pues de seguro
él tendría mucho que contar acerca de su encuentro con Nino y las cámaras que lo siguieron por el Estadio Español, las tres cámaras que lo acompañaron para dar, con estos doce videos, los primeros pasos de los videoclips en Chile. Porque en este formato, tal y como los conocemos, fueron los primeros videoclips filmados en Chile.

En aquella época no se llevaba iluminación a exteriores, aún cuando la cantidad de luz que necesitaban las cámaras en blanco y negro era muy superior a la cantidad de luz que necesitan las cámaras de ahora, y no se hacía porque eso implicaba un gran costo. Tal vez sea por eso que los videos no tienen la nitidez que quisiéramos, pero bajo la dirección del reconocido director de televisión Gonzalo Bertrán Martínez-Conde (quien fue uno de los 52 fundadores de TVN, Televisión Nacional de Chile en 1969) se hizo este gran trabajo. Fue director además del programa “120 Km/H”, que era conducido por el animador César Antonio Santis, programa en el que Nino cantó, en directo, “Mi Gran Amor”.

Es por esta razón que TVN tiene todo el archivo audiovisual que existe de las visitas de Nino a Chile, y fue gracias a su señal, instalada en lugares tan remotos como Arica y Punta Arenas, extremo norte y extremo sur del país, que el pueblo chileno pudo disfrutar de su visita, especialmente de los ya mencionados doce videos filmados en el Estadio Español.

Quiero contarles un poco de la historia de este bello lugar. El acta de fundación del Estadio comienza así: “En Santiago de Chile, a 29 de Septiembre de 1940 y siendo las 19:30 horas, en la oficina de la Sociedad Anónima Estadio Español, concurrieron los abajo firmantes, con el objeto de constituir una corporación deportiva, tendiente a reunir en su seno a las personas que deseen practicar deportes o hacer vida social, convirtiendo en realidad la idea que se tuvo al construir el Estadio Español. Se aprueban los Estatutos y Reglamentos que regirán la vida de la Institución y se elige el siguiente Directorio Provisorio…”

Así comienza la historia del Estadio Español, cuya primera piedra fue colocada en el año 1946, y quedó registrado como sigue: “En los terrenos de San Francisco de Las Condes, 12 de Octubre, Día de la Hispanidad, del Año de gracia de 1946, siendo las 12 horas y después de una Solemne Misa de Campaña y Bendición, fue colocada la
Primera Piedra del futuro Estadio Español, campo de solaz para la convivencia social y sana práctica de los deportes, destinado a los españoles, sus hijos, descendientes y amigos, inspirados todos en el anhelo de mantener vigorosos los vínculos de la nacionalidad y al calor de las más nobles tradiciones española.” Este hermoso recinto recreativo, social y deportivo fue inaugurado el 12 de Octubre de 1950.

En el proyecto inicial del Estadio, los Arquitectos Tuca y Delfau repiten los arcos de medio punto de color blanco y tejas de arcilla, con reminiscencia andaluza, que permiten separar las distintas áreas del Estadio. El arquitecto Teodoro Fernández, quien siguió con la construcción, continúa con el estilo andaluz, ya que antiguamente la superficie del Estadio abarcaba hasta la Avenida Apoquindo por el norte y Martin de Zamora por el sur, pero para poder financiar el resto de la construcción, se vendieron los terrenos aledaños, los cuales ahora forman parte del llamado Barrio Español, quedando el Estadio con un total de 8 hectáreas.

El mástil marca el centro que une el jardín de entrada y remata en un cruceiro gallego, con espacios intermedios que dan paso al patio Andaluz. El torreón es un mirador hacia jardines, con un balcón que permite disfrutar del paisaje (Esa será mi casa) y rememorar la construcción andaluza al igual que los corredores. El Patio Andaluz posee una pileta en el centro, (Elizabeth y Puerta de Amor) la cual está rodeada de naranjos. La cruz de los caminos que recorrió Santiago Apóstol (Desde Francia a España, siguiendo por Galicia hasta Santiago de Compostela) fue donada en el año 2000 por el Gobierno de Galicia. También posee piscinas, cancha de tenis, cancha de mini golf, campos de fútbol, palitroque, canchas para bolera asturiana, frontones y Jardín Infantil. Tiene un Polideportivo de la Hispanidad cuya estereometría, herencia de los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992, fue traída en barco desde España para ser armado en el Estadio. La Capilla Virgen de Covadonga posee un artesonado con pino Oregón americano, que fue ampliada en el año 1990. Posee imágenes religiosas de cada región en sus vitrales: Virgen de la Covadonga (de Asturias), Virgen del Rocío (Sevilla), Virgen del Pilar (de Zaragoza y Patrona de España) y desde hace años se celebra en el Estadio el día de Reyes cada 6 de Enero, donde los Reyes Magos vestidos con bellos trajes regalan dulces a los niños.

Sin duda alguna, la visita de mayor trascendencia para el Estadio Español ha sido la de SS.MM. los Reyes de España, don Juan Carlos y doña Sofía, el 19 de octubre de 1990. La recepción que se tributó a los Reyes fue realmente extraordinaria para los 2.500 invitados que asistieron a dicho acto. Es destacable el hecho de que SS.MM. se dirigieron a los asistentes con un discurso que se pronunció precisamente desde el balcón donde Nino cantó “Esa será mi casa”. Como ven, Nino no ha sido la única visita ilustre que ha tenido el Estadio, de hecho las visitas de Jefes de Estado y de autoridades de Chile, España y otros países son frecuentes.

Éste fue el lugar elegido por el equipo de producción que trabajó en los 12 videos. Cuando llegué al Estadio, el primer lugar que reconocí fue la pileta de “Te Quiero Te Quiero” (fuente Santiago Apóstol). La rodea un semicírculo que tiene escaleras hacia adentro, y un precioso enrejado. Cuando Nino filmó, abrió una de las puertas de este enrejado, puerta que da hacia la calle, y luego bajó por unos peldaños que ya no existen. Pero el lugar es fácilmente reconocible. El semicírculo sostiene por fuera las letras de “Estadio Español”, que fueron agregadas el año 1990.

Frente a los peldaños de la escalera que va por dentro, y por la cual se accede al interior enrejado, se encuentra una rotonda. Allí se filmó “Perdona”; cuando Nino va circulando por esta rotonda, se puede ver la entrada al Estadio, las escaleras de “Te Quiero Te Quiero”, parte del patio donde se filmó “Es el viento” y “Nuestro hogar será el mundo” (Jardín Moro) y finalmente Nino se aleja por el costado del patio de juegos donde se filmó “Como Todos”. Y ese fue el lugar que visité después. Los juegos ya no son los mismos, fueron reemplazados por modernos y numerosos juegos. Los nuevos balancines fueron ubicados en el mismo lugar donde se sentó Nino a cantar, pero por ahí, en alguna de las 8 hectáreas de terreno del Estadio, puede que haya alguno de esos viejos balancines.

En la entrada del edificio Reyes Católicos, fue filmado el video de “Noelia”. Nino bajó cantando esas escaleras, mientras se muestra a una sonriente dama, que aparentemente se está columpiando. No pude averiguar quien era esta improvisada Noelia, pero sin duda alguna era socia del Estadio, y estaba disfrutando del día en el patio de juegos de los niños. Frente a las escaleras de entrada de este edificio, se encuentra un jardín muy especial. Cuando se camina por el lado de este jardín, se notan círculos perfectamente ordenados, entre los cuales hay rosales. Desde arriba (el balcón donde se filmó “Esa será mi casa”) se puede apreciar como estos arbustos forman una flor de ocho pétalos (al menos a mi me pareció una flor) y fue entre los peldaños y ese jardín que Nino cantó Noelia.

Al entrar a este edificio, y después de asombrarse con la decoración interior, se
accede al llamado Patio Andaluz. Fue en este patio donde Nino cantó “Elizabeth” y “Puerta de Amor”. Desde la arquería que rodea este edificio y que sigue hasta la piscina que se ve en el video “El Adiós” se hicieron los temas desde arriba. El Patio Andaluz tiene una pileta en el centro, y cuatro naranjos. Estuvieron allí cuando Nino cantó y aún estaban cuando fui, para mi deleite. No tuve la misma suerte con la copihuera que se aprecia en el video “El tren se va”, y que Nino observa mientras canta en los Jardines Francisco de Goya.

Recuerdo que estaba muy ansiosa de poder subir al balcón, y mi emoción fue muy grande cuando lo hice. Está igual, salvo por unos faroles que fueron agregados años después. Desde allí se observa el jardín en el que Nino cantó “Noelia”. Un poco más allá se puede ver el Jardín Moro, donde Nino cantó “Nuestro hogar será el mundo” y “Es el viento”.

Este Jardín Moro, que es donde Nino rodea una pileta, era precisamente el jardín que yo anhelaba encontrar, y que me había prometido encontrar hacía 27 años. Los rosales aún no estaban florecidos, pero eso no me quitaba la felicidad que sentía. Había conseguido cumplir mi promesa, y la voz de Nino volvía a cantar “Es el viento”, tal como lo había hecho 38 años atrás…

Finalmente visitamos los lugares donde fueron filmados “Mi gran amor”, afuera de la capilla Virgen de Covadonga, en el paseo Padre José Goyena Saralegui; “El adiós”, frente a la piscina de verano y “El tren se va” en los Jardines Francisco de Goya y donde encontramos el banco donde Nino se sentó a cantar mientras miraba la copihuera. Desde ese mismo banco iniciamos nuestra retirada, con un video en el cual agradezco la ayuda de todos quienes intervinieron para que yo pudiera llegar al Estadio Español. Y desde allí salimos con mis amigas, una de ellas filmando, la otra fotografiando y yo llevando la voz de Eva Ferri (hija menor de Nino), cantando el tema “Dicen”. Con esa grabación llegamos hasta el Jardín Moro, y la concluimos enfocando hacia el balcón.

Pero mi anhelo era ver el Jardín Moro con los rosales florecidos, y con ese deseo llegué nuevamente al Estadio Español, el 24 de Octubre. El sol no quiso acompañarme esta vez, pero por fin pude cumplir mi promesa de caminar por ese lugar, y ver las rosas. Los sueños son para cumplirse, y no sólo para dejarlos guardados, y yo estaba cumpliendo el mío, y de qué manera. A pesar de las nubes, a pesar del frío, estaba en ese lugar, acompañada de los rosales y de la voz de Nino. Y recorrí nuevamente aquel hermoso jardín, filmando y tomando fotografías.

Durante todo el tiempo que estuve en el Estadio, recibí los cordiales saludos, tanto de las personas que allí trabajan, como de los socios, que escuchaban la música de Nino y me daban muestras de aprobación, saludándome con una sonrisa, o preguntándome con amabilidad qué estaba haciendo. En un entorno completamente familiar las horas pasaron raudas, y la verdad es que al estar ahí no se siente cansancio ni se nota paso del tiempo. El Estadio ese día tenía muchas visitas, había múltiples actividades desarrollándose, estaba lleno de vida. Y mis videos capturaron la belleza y la paz del lugar, y tras la voz de Nino se puede oír el canto de las aves.

Cumplir con este sueño fue posible gracias a dos personas, que me brindaron el apoyo y todas las facilidades que les fueron posibles: mi amiga Donnaeleuteria, y el Señor Gerente General del Estadio Español, don Javier Viñales Iriarte. Fue gracias a ellos que pude llegar hasta el Estadio, que pude recorrer todos los sitios donde Nino filmó hace más de 38 años, recorrido que pude plasmar en videos e imágenes. Compartir todo el material gráfico y audiovisual que conseguí y dar a conocer que estos videos habían sido filmados en el Estadio Español de Las Condes fue lo que me motivó a escribir esta pequeña historia.

Las historias no siempre tienen un final feliz, y me hubiese gustado terminar ésta diciendo “y hoy en día el gran Nino Bravo se encuentra celebrando 40 años de exitosa carrera musical, y hemos querido recordar su paso por Chile, en sus inicios como artista”. Lamentablemente no es así, pero si podemos decir que después de 38 años de su paso por el Estadio Español, se le recuerda con cariño, su visita no quedó en el olvido, mas allá de que haya dejado un registro audiovisual invaluable para el Estadio, era un artista que estaba en la cúspide de su carrera y estando en lo más alto le regaló su voz al Estadio Español, su voz y su inolvidable presencia.

De algún modo quise llevar a todos los fans de Nino a estas maravillosas visitas al Estadio Español, de algún modo quise compartir con todos ustedes el sueño que tuve de niña y que ni el viento ni el tiempo pudieron borrar. Que el legado de Nino permanezca a través del tiempo, que por mucho que pasen los años se le siga recordando y que sus canciones sigan cautivando a sus fans y conquistando a nuevas generaciones, es mi deseo. Y que a partir de ahora, cada vez que los fans de Nino vean los videos grabados en Chile sepan, que existe un lugar en Santiago llamado Estadio Español, que aquel balcón, que aquella pileta y que aquel enrejado están todos en el mismo sitio: Estadio Español de Las Condes.