Nino Bravo A Fondo

 

Mª Amparo Martínez: "La respuesta del público valenciano ha sido increíble"

La viuda de Nino Bravo habla sobre el nuevo musical

 

   Mª Amparo Martínez conoció a Luis Manuel Ferri en una conocida discoteca valenciana, a principios de 1970. Poco a poco, el amor surgió entre ambos y decidieron casarse el 20 de abril de 1971. De su unión nació una hija, Amparo, en enero de 1972, que colmó de dicha su matrimonio y se convirtió en el orgullo de su padre. Por desgracia, el 16 de abril de 1973, sus sueños e ilusiones se vieron truncados inesperadamente por culpa del aciago destino, dejando a Mª Amparo embarazada y con una niña a la que cuidar. El 27 de noviembre de 1973 nacería la segunda hija del matrimonio, Eva María.

   Desde la fatídica fecha, Mª Amparo no sólo ha sido la viuda de Luis Manuel, sino que también ha tenido que aprender a ser la viuda de Nino Bravo, con todo lo que ello conlleva.

   Su discreción le ha permitido quedar en un segundo plano para centrar toda la atención de los medios en la figura de su marido. Es por ello que desde NinoBravo.net queremos agradecer su amabilidad al habernos concedido esta entrevista, la única realizada desde que se conociera la noticia del musical de Nino Bravo. Su atención con los admiradores del cantante valenciano queda plasmada en las siguientes líneas.

 

¿Recuerdas cuándo te presentaron a Luis Manuel?

Me lo presentó José Luis, el disc-jockey de “Victor’s”, una discoteca en la que me reunía muchas veces con mis amigos.  Yo acababa de llegar de Marruecos con 18 años y escuché en la radio la canción “Como todos”. Recuerdo que me impactaron mucho la letra y la voz de ese tema. Fue entonces cuando le pregunté a José Luis por ese cantante valenciano y me dijo que lo conocía, que se llamaba Nino Bravo y que me lo presentaría porque solía ir mucho por “Victor’s”. Un buen día, Nino llegó y me lo presentó. Al principio lo vi un poquito mayor para mí. Así fue como lo conocí.

 

¿Cómo describirías a Luis Manuel Ferri?

Ante todo, era un hombre generoso, con unas tremendas ganas de vivir, con una fuerza interior increíble. No le daba miedo casi nada. Era muy seguro de sí mismo, aunque como cantante era más seguro que como persona. En febrero de 1972, con su hija recién nacidaSobre todo, era muy amigo de sus amigos, ayudaba a todo el mundo que podía. Era especial, estaba hecho de otra pasta.

 

¿Cuál es el mejor recuerdo que guardas de él?

El mejor recuerdo es él. Y su mejor herencia son mis dos hijas y, ahora, mis dos nietos.

 

¿Qué solía hacer Nino Bravo en su tiempo libre?

El tiempo libre que tenía, que era poco, le gustaba reunirse con la familia y los amigos. Nino era una persona muy familiar. Se quedaba siempre en casa, no le gustaban las fiestas. Le gustaba mucho estar en el campo con la familia y amigos, nada más.

 

¿Qué tipo de música solía escuchar?

Normalmente escuchaba a Serrat, siempre lo llevaba en el cassette del coche. También le gustaba mucho Alberto Cortez. Como artistas extranjeros le gustaban Tom Jones y un cantante italiano llamado Domenico Modugno.

 

Del repertorio de Nino, ¿hay alguna canción que para ti signifique algo especial o te recuerde alguna vivencia en concreto?

Vivencia en concreto no, pero hay dos canciones que para mí son especiales. La que siempre me ha gustado más es “Cartas amarillas”, y la que es muy muy especial para mí es “Vivir”. Esta última no se llamaba en un principio así, sino que es un tema que Nino intentó componer para mí y en su estribillo decía mi nombre. Teníamos un estudio en casa con su piano en el que intentaba mucho tocar, aunque más bien lo ‘tecleaba’. Empezó con notitas y una noche me despertó a las 3 o las 4 de la madrugada para que escuchara lo que había compuesto para mí. Después la grabaría con otra letra que es un canto a la vida…

 

¿Qué siente Mª Amparo Martínez al percibir que el público no se ha olvidado de Nino y que su figura crece cada vez más con el tiempo?

Para mí es muy importante y emotivo pero a veces pienso en lo que sentiría él viendo todo esto. Para él, lo mejor de su vida era su matrimonio, sus hijas y su familia, pero que lo recuerden por lo que tanto luchó… No le vino el éxito de la noche a la mañana, tuvo que luchar mucho hasta llegar al “Te quiero, te quiero”. Cuando grabó “Te quiero, te quiero” me pidió matrimonio escribiéndomelo en el single y me dijo que, si triunfaba, era porque me la había cantado a mí. Yo creo que él se sentiría muy orgulloso de que se acuerden de su música después de todo lo que luchó, pero estaría aún más agradecido de que se acuerden de él como persona.

 

¿Qué te parece el hecho de que muchos jóvenes hayan reunido mucho material de Nino que se creía perdido a través de Internet?

A mí me parece fenomenal, fantástico. La verdad es que estoy muy contenta y me siento dichosa, feliz, porque veo que ha dejado toda una estela tras de sí. La gente lo recoge y lo mima, como lo estáis mimando, con ese cariño… Desde donNino y su esposa, junto al piano del que nacería "Vivir"de esté, si está en algún sitio, y lo está viendo, seguro que estará cantando de alegría.

 

El próximo viernes se estrena “Nino Bravo, el Musical”. ¿Qué te pareció la idea cuando os la presentaron a la familia?

Como yo soy un poco rehacia a todos estos temas, mi primera reacción fue un ‘no’. Pero, gracias a mis hijas, me convencieron de que podía ser algo muy bonito. Además, tengo la suerte de conocer a Eliseo Peris, el productor, desde hace muchísimos años, cuando él era cantante. “Eli”, como yo lo llamo, vino a verme y me explicó lo que quería hacer. Pasaron dos o tres meses hasta que entendí exactamente el proyecto, y después de meditarlo bastante lo tuve claro y le di libertad para que lo hiciera.

 

¿Se barajó alguna otra opción a la hora de realizar un musical con las canciones de Nino Bravo?

No. A mí me sorprendió bastante lo de hacer un musical sobre Nino Bravo, porque no me lo hubiera imaginado nunca. En estos 35 años, nadie me ha dicho nunca de hacer un musical con sus canciones. Nadie me lo había propuesto antes.

 

¿Habéis participado en todas las fases de desarrollo del proyecto?

Sí. Aunque Eliseo sabe muy bien lo que hace, siempre nos ha dado total libertad para opinar. De hecho, me preguntó qué queríamos poner al final del musical, y se me ocurrió la idea de incluir “Dicen”, una canción que, aunque no es de Nino, es muy bonita y no la conoce casi nadie. La compuso Juan Carlos Calderón como homenaje a Nino para el segundo disco de duetos, y se decidió que fuera la guinda del musical. También hemos opinado sobre el vestuario, sobre los cantantes… Lo que no queríamos en ningún momento, al igual que Eliseo, era un imitador. Queríamos voces frescas, jóvenes, que cantaran las canciones a su manera y con su estilo. La esencia de sus temas sigue ahí, pero con otras voces y sin comparaciones. Las comparaciones, como dicen, son odiosas.

 

Las entradas están prácticamente agotadas. ¿Qué te parece la respuesta que está teniendo el público y los medios de comunicación ante este nuevo homenaje?

La respuesta del público valenciano ha sido increíble. No esperaba menos, pero ha sobrepasado las expectativas porque está todo vendido, sin haberse visto aún el proyecto. Por lo visto, hay mucha Cartel del musical dedicado a la figura de Nino Bravogente que quiere y admira a Nino Bravo… Los medios de comunicación han sido todos muy amables y discretos. Me tienen un respeto increíble porque saben que no me gustan los medios, pero les han dedicado mucho cariño a mis hijas y a este proyecto; nos han deseado que salga lo mejor posible por nosotras y por Nino, y eso es muy de agradecer. Está todo hecho con mucho cariño y respeto, y tengo que dar las gracias no sólo a los medios de comunicación, sino a las miles de personas que van a ir a ver el musical, a las que no van a poder ir, al club de fans, a las webs, a toda la gente que lo trata con cariño… Hay veces en que no lo llego a asimilar o entender, porque me parece increíble que, después de tantos años, gente como tú que ni habías nacido cuando Nino se fue, le tenga ese cariño. Ese cariño hacia Nino es lo más importante para mí. Me gustaría tener algún día la fuerza necesaria para ir a un homenaje o al museo y agradecerlo personalmente a cada uno, pero emocionalmente no estoy preparada. Nunca lo he estado, y me cuesta muchísimo.

 

¿Qué te parecen las nuevas voces que interpretarán las canciones de Nino Bravo?

He escuchado las cuatro voces. Son dos chicas y dos chicos: María, Carmen, David y José. En cuanto los escuché felicité a Eliseo. La verdad es que me estremezco, sobre todo al oír las voces femeninas, al no haber escuchado nunca canciones como “Cartas amarillas” en una voz de mujer. La cantan maravillosamente bien, tienen unas voces muy frescas. Se han implicado muchísimo y son gente joven que tampoco lo han conocido pero incluso se emocionan cantando las canciones. Para mí, son cuatro buenas voces para hacer ese musical.

 

Nada más por mi parte. Si quieres añadir algo…

Daros las gracias a todos y espero que os guste el musical. El espectáculo está hecho para que la gente salga contenta y le guste. Es el gran homenaje que le van a hacer a Nino Bravo.

 

Darío Ledesma